domingo, 12 de junio de 2011

Cap. 1 Ese color tan raro en el cielo.


Hallo!! chicas...ii chicoz. En priiimer lugar kiisiera agradecer a Billa-yazz, qiien m ayudo con el blogg...y a laz demazz nnaz del blog x darme la oprtuniidad de subiir este fic ii mas qe nada x crear ste siithio dediicado a los chiikozz ii todazz las tokithaz.

Siiin mas solo m qeda presentarme...me llamo Moniik... aliaz TheBillicita. Ezpero les guthe zta hiiztoriia.



Salí de la casa tomando mi chaqueta y las llaves del auto. Un portazo se escucho, había partido mi plan no era volver. Una experiencia mas, una relación rota, un corazón...latiendo con la sangre hirviendo por la adrenalina pero, sin sentimiento alguno de culpa.

Conducir con el aire golpeando mi rostro, una vida nueva me espera donde no tienes lugar...no se lo que venga pero hoy no importa. Con cada kilometro va quedando atrás tu huella. Nunca necesite de alguien, de pequeña las cosas ya eran distintas, sin madre y un padre tratándote como basura una rebelde me tenia que volver...salí de casa a los 12, pronto me defendí de la vida, tomándola como viene, arrancando de principio los sentimientos en mi.

Me abrazo y me beso en la mejilla. Hoy era diferente, su presencia provoco un suspiro en mi, su aroma me abrazo con ternura y al sentir el contacto de sus manos en mis brazos y pecho provoco un ligero cosquilleo en todo mi cuerpo. Nunca había pasado por mi mente ni jamás lo había deseado, era mi mejor amigo pero ese día el sentimiento se transformo. Le seguía con la mirada por toda la habitación, examinando cada detalle cada pose y gestos en su rostro. Sus pasos, la forma de caminar tan sensual ¿Lo hacia apropósito? Inocente como un niño se fue acomodando en mi cama como una gatito para por fin recostarse boca arriba. Se coloco una almohada en la cabeza y cogió una revista.

-sensual como siempre, ¿verdad nena?- me pregunto, pero yo seguía perdida en su cuerpo.

-¿que?- le dije aun hipnotizada

-ya deja de verme y pon atención a lo que digo-

-¿quien quiere mirarte, cuando me tienen a mi?- conteste arrogante.

-cierra el pico perra- dijo burlón, así era como acostumbrábamos hablarnos. -ven y acuéstate-

Me acerque y quede al filo de la cama. El me mostro la revista en la cual aprecia yo con una sexy bata negra y lencería en tonos rojos y negros.

-hermosa-

-siempre, tonto-

-tu no, la lencería…es hermosa-

Le sonreí, me quiete la blusa y me le subí aprensando su torso entre mis piernas, tome sus manos y las enlace con las mías. Rose su rostro con la punta de mi nariz, quede a centímetros de sus labios. Respire profundamente para que su respiración chocase con mucha mas fuerza con la mía. Me separe de el bruscamente.

-Te quiero cachorrito-

Era hora del show. Me puse las medias de rejilla, un short negro de cuero, botas negras con cinturones con plataforma sorprendentemente enorme, una blusa de rejillas. Lo último eran mis accesorios. Un collar negro con púas, guantes sin dedos y hasta el codo, un brazalete por ultimo la navaja que siempre traída en el cuello. Salí de la habitación, la función comenzaba.

El humo sale del piso, las luces parpadean sin parar y el juego de seducción principia.

FLASH BACK

Recuerdo esa noche que escape de casa. No tenia a donde ir, estaba perdida. Luego de correr durante horas, de caminar en los puentes y cruzar las calles me fui a sentar a una banca de un parque, eran como las 4 de la tarde el cielo estaba de un color amarillo muy raro, nublado y la lluvia caía sobre mi con ternura como si el cielo estuviera consolándome con su gotas tibias. El sol se asomo entre las nubes, tome mis piernas y hundí mi rostro en ellas.

Sin darme cuenta la lluvia dejo de caer en mi espalda, levante la vista y ahí estabas tú.

-¿Cómo te llamas?- pregunto tomando mi rostro con su enormes y pálidas manos. -Me llamo Bill. -

-Nikki- dije con un hilo de voz.

Me dio su saco y me revolvió el cabello húmedo.

-no te mojes, vas a enfermarte- dijo dulce con una sonrisa dibujada en el rostro.

-ve a casa- anda- dijo dándome la mano para tal vez acompañarme, pero yo no puede más y me solté a llorar al recordar que había dejado mi casa para no volver jamás. Esa tarde pele con papa, no me moleste en empacar nada y simplemente salí, luego de unas cuantas horas de caminar me decidí a no volver y empezar desde cero.

-¿Por qué lloras? Todo va estar bien por favor para- dijo preocupado y nervioso, al parecer no sabia que hacer en cuanto a las lagrimas.

-¿Quieres algo de comer?- dijo levantando mi rostro. No importo que el fuera un extraño. Lo acompañe a su auto y el me llevo a su departamento Acepte y me levante para caminar a su lado. Me llevo hasta una auto color plata se introdujo y condujo un par de minutos.

-¿Que te gustaría comer?- se hacer pasta y..pasta…y pasta- Le voltee a ver y me reí.

Por fin llegamos a un hotel, era realmente hermoso con candelabros dorados, espejos enormes que ocultaban casi todo la pared color crema y muebles antiguos de madera clara. Nos separamos y hablo con el de la recepción mientras yo observaba todo el lugar. Vino asía mí y me tomo de la mano caminando conmigo como si fuera su hija.

Tomamos el ascensor y subimos hasta el piso más alto. Entramos a la habitación, sonó su celular. Revise cada rincón como una niña pequeña tuve suerte de no romper nada. El levantaba la voz al parecer no había sido una grata sorpresa. Se sentó en el sofá, frustrado se tapo el rostro con sus pálidas y enormes manos.

Desde que salí de casa me había decidido, quería crecer y convertirme en una estrella. Subir a un escenario y que la gente enloqueciera por mi, aparecer en revistas, tener admiradores. No era muy buena en la música así que busque otras alternativas y por casualidad del incierto destino una ocasión, revisando las cosas de papá vi a una mujer bellísima con escasa ropa. Con una mirada tranquila y sensual. Quería ser una de ellas, quería tener rendidos a los hombres.

Era hora de poner a prueba lo que iba hacer con el resto de mi vida, seducir. Me acerque sigilosamente a el. Le tome la pierna y le mira con ternura. El volteo a verme un momento luego alejo de nuevo su vista perdiéndola en algún lugar. Me acerque aun mas, me senté sobre el y tome sus manos colocándolas en mi cintura. Rose mi nariz con su rostro recorriendo desde el cuello hasta las mejillas, disfrutando de su embriagante aroma. Bese su mejilla, lentamente fue colocando pequeños besos hasta llegar a la comisura de sus labios.

Me observo extrañado. No le importo más y me beso. Ese era mi primer beso y fue la experiencia más hermosa que había sentido. Sus labios eran tibios y suaves tenían un sabor especial a chocolate. Me separe lentamente y le mire sonriente el me devolvió la sonrisa. Me beso de nuevo, estaba nerviosa así que en cuanto sentí su lengua entrar poco a poco en mi boca empecé a acelerarme. Rápida y determinada jugaba con su piercing. Aprese su rostro en mis manos, me separe apenas unos milímetros solo parar darle otro beso más suave y tierno en los labios. Sonrió y luego su sonrisa fue cayendo como una copa de vidrio, su expresión se rompió en miedo. Se levanto, colocándome a un lado de donde estaba sentado. No dije nada el se tapo el rostro y alzo la vista al techo.

-¿Qué edad tienes?-

-12

-Dios…-

-¡Nikki yo tengo 18 años!!! Esto no es correcto-

-pero…-

-¡No Nikki!!- grito- Tienes que irte a casa-menciono mas tranquilo

Me levante y me fui sin decir nada. Casi me detiene cuando estaba abriendo la puerta, pero no lo hizo.

................................................................................................................

Que les pareciio¿?... bn mal...con confiianza haganmelo saber chikaz xD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada