miércoles, 22 de junio de 2011

Cap. 2 Reloj de arena



reencuentro... canción de luna

Camine otro par de horas, iba casi corriendo por la ira y el dolor que apretaban a mi corazón, creí que el me salvaría pero ahora me doy cuenta que estoy sola en este lugar desconocido y que no abra marcha atrás. Llegue a un bar muy atractivo, trate de entrar pero me negaron el acceso. Intente la puerta trasera pero antes de que yo pudiera meterme un tipo me vio. El hombre pregunto el porque quería entrar, segura le dije que quería ser una estrella. Charlamos un rato y un trato logre y me permitieron pasar. Adentro no tardaron en explicarme como servía cada cosa. Me vistieron y pintaron, no me mostrarían en el escenario me hacia falta practica, me pusieron a servir tragos.

Paso demasiado tiempo. Estaba feliz mi camino iba tomando forma poco a poco. No importo cuantas veces tuve que ser castigada por romper una copa o derramarle algo a un cliente. No me importo no dormir varias noches para tener todo listo para el espectáculo que acechaba en la mañana. Ni siquiera me importaba el trato que recibía de las chicas cuando el dueño me hacia algún cariño. Todo eso no tenía ni la más mínima decepción en mi, cosas insignificantes que no me iban a detener.

Pronto me gane su cariño de las chicas, aunque de una u otra el rencor de competencia aun ardía. Paso casi un año y por fin subí al escenario. Fui la llama que incendio el lugar, el dueño, Mike decía que tenia demasiado que dar y que nada me detendría porque tenia lo necesario para triunfar. Una vida aun joven, un cuerpo y actitud impactante y sobre todo los ojos de cielo adornado por una febril llama de energía que haría que pudiera pasar sobre cualquiera.

Continuaron cayendo los pequeños granos de arena del reloj y paso el tiempo. Cumplí casi 16 años cuando el juego del destino tiro sus dados y apareció mi número.

No acostumbraba servir tragos, pero a veces Mike me lo pedía. Iba solo para ver a las personas que gritaban con emoción mi nombre en las noches y escuchar algo de elogios.

-¿Puedo ayudarte?-

-Si, podrías traerme un…- no termino de decirme pues se había quedado en shock

-Ni..ni..¿Nikki?-

-Así es, no lo gastes aquí soy la única con ese nombre y si se acaba no quiero ser otra del monto- dije rápido y firme, le había reconocido desde que entro al bar.

-¿Qué carajos haces aquí?- pregunto molesto

-Aquí trabajo-

-¿Qué?-

-¿Eres sordo?-

-Pero porque…pero..- tartamudeaba

-Ah, lo siento tengo que atender a ese hombre lleva horas llamándome-

-¡No vas a ningún lado!- me dijo tomándome del brazo.

-Suéltame, si- le dije entre dientes mientras sonreía a las personas que pasaban.

-En este momento te vas conmigo…dios! Que clase de padres permiten que…-

-No tengo padres, ok- le dije molesta soltándome de su agarre. Me miro con duda, suspire y le explique.

-Mi madre falleció, mi padre… escape de casa, ¿bien?-

-¿Por qué?….desde cuando?-

-Desde los 12. Y si, la vez que nos conocimos. Ese mismo día. -

-¿Qué? Por que no lo dijiste…de ser así…yo no-

-Así claro, gracias por preguntar, ahora si me disculpas-

-Yo no sabía…-

-¡Ni te importo!!!-

Volvió a atraparme del brazo ahora estábamos haciendo una escena. Mike, salió a ayudarme pidiéndole a Bill que se marchara pero el muy terco quería salir de ahí conmigo de la mano.

-No te puedes llevar a la chica-

-¿Por qué no? ¿Quiere que pague por ella? ¡Bien!- Saco su cartera y le dio todo lo que traía. Lo que realmente nos impacto era bastante como para traerlo en la cartera o a un bar.

-¿Es suficiente?- se busco en la ropa y le dio un collar y un brazalete.

-Por supuesto- dijo Mike. – Lo siento nena, negocios son negocios no es nada personal. Deberías agradecer, aquí hay casi 1000 euros!-

-Bien- dijo Bill. Me sujeto del brazo y salimos del bar.

-¿Robaste un banco?¿De donde sacaste tanto dinero?- Le dije sonriendo, no me molestaba que me sacara del bar seria genial vivir con el unas semanas mas tarde partiría a otro sitio.

-Pues, digamos que se hacer algo muy bien y me pagan por ello- Seguimos caminando, iba rápido, la razón no la conocía. Nos subimos al auto que traía, era blanco, un audi.

-¿Robas bancos?- le pregunte riendo, el iba algo preocupado casi escapando, así que quería hacerle la platica. Tenía tiempo que no lo veía.

-no-

-¿Estafas?-

-no-

-mmm… ¿te prostituyes??-

-¿Qué? ¡No!!!¿Por que…? ¡No!!-

-Eres lindo yo pensé que…-

Entramos al hotel y bajamos casi de un salto, corrimos dentro del hotel y subimos lo más rápido posible a encerrarnos a la habitación. Era algo curioso el rumo de las cosas. Tenia casi cuatros años sin verlo y me había reconocido en el bar igual como yo lo hizo cuando puso pie en el bar. Luego de tanto tiempo, regresar a la habitación de hotel, el mismo cuarto el mismo piso.

-¿Pero que te sucede? ¿De que te escondes?-

-Aaaaaah!!- escuche un grita a una chica afuera.

-¿Pero que?- Me asome por la ventana y había como diez chicas gritando, con carteles que decían “Bill”, y “Tokio Hotel”.

-¿Qué rayos?-

-Cierra la ventana- me dijo cerrándola con brusquedad y apartándome de ahí.

-¿En que carajos trabajas Bill?

-Soy cantante.-

-ok…de Tokio hotel.-

-Si-

-No jodas…- le dije asombrada -Jamás lo había escuchado- dije tranquila y riendo

Le sonreí, me acerque poco a poco y le abrase.

-Estoy en la habitación de Bill de Tokio Hotel. Wow que loco-

Casi me paro de puntas para besarlo. Decía que no era correcto pero aun así no podía resistirse, lo disfrutaba.

-ya no soy una niña - dije separándome de el.

Me iba a sentar en la sala cuando me tomo de la cintura y me levanto.

-Si, lo eres y no me importa por ahora-

Nos besamos de nuevo, me arrastro hasta el cuarto y me tumbo en la cama.

-Aquí entre tú y yo…No había tenido una novia en, 5 años tal vez-

- Pero aquí entre tú y yo ¿Cuándo me dijiste que si quería ser tu novia?-

-¡HEY pague mas de 500 euros, un collar y un brazalete por ti!!-

-Si pero no lo dijiste-

-No lo necesito tu eres mía quieras o no-

Era estupendo estar con el. Era muy tierno conmigo. Por la noche me pidió que me quedara en su cuarto y el dormiría en la sala. Lo atrape del brazo y le dije que se quedara. Le conté mi historia. Realmente hizo que me abriera con el. El echo de verme con sus ojos color chocolate tan profundamente, parecía que podía ver dentro de mi. Que me hiciera reír y que me contara su anécdotas me atrapo y dejo que soltara todo. No dormimos casi nada, platicamos hasta que amaneció. El conto sobre los demás chicos de la banda, sobre las giras y los conciertos. Esa noche que nos dijimos todo me canto una canción para que pudiera dormir.

http://www.youtube.com/watch?v=cyG_6qStGOk

I'm staring at a broken door

There's nothing left here anymore

My room is cold, it's making me insane

I've been waitin' here so long

Another moment seems to've come

I see the dark clouds comin' up again

Running through the monsoon

Beyond the world

Til' the end of time

Where the rain won't hurt

Fighting the storm

Into the blue

And when I lose myself I'll think of you

Together we'll be running somewhere new

Through the monsoon

Just me and you

A halfmoon fading from my sight

I see your vision in its light

But now it's gone and left me so alone

I know I have to find you now

Can hear your name,I don't know how

Why can't we make this darkness feel like home?

Running through the monsoon

Beyond the world

Til' the end of time

Where the rain won't hurt

Fighting the storm

Into the blue

And when I lose myself I'll think of you

Together we'll be running somewhere new

And nothing can hold me back from you

Through the monsoon

Hey! (x2)

I'm fighting all this power coming in my way

Let it take me straight to you,

I'll be running night and day

I'll be with you soon

Just me and you

We'll be there soon

So soon

Running through the monsoon

Beyond the world

Til' the end of time

Where the rain won't hurt

Fighting the storm

Into the blue

And when I lose myself I'll think of you

Together we'll be running somewhere new

And nothing can hold me back from you

Through the monsoon

Through the monsoon

Just me and you

Through the monsoon

Just me and you

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada