lunes, 4 de julio de 2011

Cap. 3 Esta es la ultima vez que me siento asi

Ola!!! qe lez parece el fic...anden nnaz comenten no laz voiia morder si me dicen qe sta feo o cualquier cosa...soi nueva en esto lo se..solo espero algo de compasiion (llora) buuua!! :'( (Ezo qe..)

..........................................................................................

................................................................

Esta es la ultima vez que me siento asi

Un trato...algo murió dentro de ti



Me veía tiernamente mientras tocaba mi rostro con sus delgadas manos. Me abrazo fuertemente, entrelazo sus piernas con las mías y me refugie en su pecho colocando mis oídos en su corazón y en sus labios. Escuchando cada letra y cada oración, se erizaba mi piel. Su calor me atrapo y su voz resonaba con gran fulgor en mi corazón.

Al paso de los días me encariñe más y más. Teníamos poco de conocernos pero era como si hubiéramos estado juntos toda una vida. Sabia que no debía hacerlo esa era la primera regla, no enamorarse. Y sobre toda la ilusión, el querer olvidarme de el solo me lastimaba. A cada día sabia mas y mas que me estaba enamorando, que lo necesitaba a cada momento.

Se va en la noche y lloro como un a niña, me lastimo mil veces las muñecas por la impotencia que me inunda al no tener el suficiente valor para irme de su lado.

Así que después de este tormento me salgo de tu cama y me dispongo a marcharme.

El esta en el estudio el día de hoy. Salgo del hotel y voy hasta allá, el tiempo se me va en el humo del cigarrillo. Lo espero y se acerca a saludarme. Caminamos hasta el auto y conduce hasta el hotel, nos encerramos en la habitación. Unas cuantas gotas se quieren derramar por mi rostro pero trato de contenerlas y le abrazo.

-Esta es la última noche que me siento así- digo con un nudo en la garganta

-Solo vengo a decirte adiós- menciono con la cabeza hundida en su pecho, y me levanta el rostro. Yo estoy llorando como una pequeña, no puedo contenerme mas, debo marcharme pero me duele tanto.

-No quise que tu me vieras llorar, estoy bien- le dijo fingiendo una sonrisa el sabe que no es verdad esta que esta desgarrada sobre mi rostro.

-¿Esta es la ultima noche que te sientes así? No me dejes solo, - me dice suplicante y confundido. Me toma el rostro y me mira a los ojos. Para ver en mi lo que realmente esta pasando, no se como puede hacerlo, sabe lo que pienso y lo que siento en ese momento que nuestras miradas se conectan.

-Estaré en todo lugar donde tu quieras que este, lo demás no importa- me abraza con fuerza, siento su corazón latir, me sostienen de tal forma que siento su angustia y su dolor, siento su corazón roto por que no quiere que me marche nunca.

- yo soy todo lo que necesites que sea- susurra a mi oído

Sigo llorando desconsolada, aprietos los labios, están morados por contener el llanto. Mi cuerpo tiembla. Me estremezco en tus brazos cuando te escucho decir:

-Por favor no te vayas, quédate conmigo, no quiero quedarme detrás de mi muro.- sus palabras quedaron grabadas en mi mente con un enorme eco .Lo ultimo que dijo se escucho tan frágil como una copa de cristal. Su corazón estrujado por el dolor y quebrándose lentamente era lo único que me dejaban sus palabras. En ambos el dolor nos consumía como un fuego hambriento y poco a poco moríamos. Sentí sus lágrimas en mi hombro su respiración cortada. Me separe y salí de ahí.

El tiempo se detuvo apenas podía dar un paso. No voltee para atrás solo seguí caminando mientras mis lagrimas caían al piso. Trate de salir del hotel pero mi corazón se golpeaba dentro de mi por todos lados, no quería marcharme no quería ni podía dejarlo. Subí al ascensor aun de espaldas y en cuanto cerro las puertas caí al suelo de rodillas. Golpee el suelo y hundí la cabeza.

Salí y mire la puerta de cristal a lo lejos. Camine poco a poco, sentía como si tuviera los tobillos sujetos con una cadena que estuviera atrancada al piso. Su mano tan larga me tomo del brazo. Su expresión me sobresalto, se notaba como enfurecido, lleno de rabia. Con los ojos negros y sin brillo, la boca morada por el esfuerzo de contener las lagrimas, la piel pálida por el dolor.

-Tú eres mía, no te puedes ir- Yo no dejare que digas adiós- Me quede helada ante el comentario.

-Si te quieres ir debes pagarme lo que yo di por ti-

-no hay problema- dije algo asustada.

-Se como lo vas a conseguir pero no te dejare hacerlo, a menos que sea conmigo-

Me empecé a aterrar no sabia que hacer o que decir. Decididos los dos sin importar lo poco que nos conocíamos, lo poco que habíamos estado juntos, aceptamos. No importo que no supiera nada no importo que yo fuera tan joven.

Subimos a la habitación me aventó contra la cama y me desprendió de mis ropas a zarpazos. Se deciso de la playera y los pantalones. Me beso con fuerza y me mordió con ira. Sus manos rozaban cada centímetro de mi cuerpo. Mi cara solo reflejaba terror absoluto y desesperación cuando trataba de seguirlo en su fuerte beso. Estaba a punto de hacerlo, cuando se detuvo en seco y me dijo al oído.

-Quédate y me detendré-

-No puedo- conteste

-no pido que me ames, solo pido que te quedes. No quiero que me alagues con palabras embellecidas, bésame sin sentimiento, duerme a mi lado como si solo fueras la luz de la luna que se cuela, solo no te alejes de mi vida-

- déjame continuar… con mi sueño-

-lo prometo, si tu cumples con esto y si prometes no dedicarme nunca un te amo-

-lo proemto-

Descanso su cabeza en mi hombro y me abrazo con fuerza.

FLASH BACK

No se porque había recordado esas cosas. Volví en mí y comencé a desplazarme ágilmente por el escenario bailando provocativamente, mirando a mi público el que enloquecía por mi cada noche. Corrí al camerino luego de esa agotadora sesión. Bill me abrazo y me dijo que lo hacia fantástico me beso en los labios y se fue.

-¿Te veo en el hotel?-

-Por supuesto-

-Te tengo una sorpresa-

Me quite el disfraz. Me puse zapatillas negras, unas mallas rosas rasgadas, un short rosado y un corset azul cielo. Me puse el abrigo y salí. Conduje hasta el hotel donde se hospedaba Bill. Entre como siempre por un estacionamiento pequeño colándome por la puerta de personal para que nadie me viera. Subí a la habitación que siempre era la mas alta.

Estaba sentado en la sala con una libreta.

-Quiero que cantes conmigo- Voy a ir a dar una pequeña fiesta privada, solo me dijeron a mi pero quiero un dueto contigo-

-No, no, no no. ¡NO!!!- dije histérica -sabes que odio cantar, no puedo, no voy a hacerlo- le dije cruzada de brazos.

-Vamos por lo menos inténtalo. Lee la letra-

Me acerque algo miedosa y tome la libreta

¿cómo puedes ver en mis ojos como puertas abiertas?
Llevándote hasta mi interior
donde me he hecho tan insensible
sin alma
mi espíritu esta durmiendo en algún lugar frío
hasta que lo encuentres y lo guíes de vuelta a casa


(despiértame) despierta mi interior
(no puedo despertar) despierta mi interior
(sálvame) dí mi nombre y sálvame de la oscuridad
(despiértame) ordena a mi sangre que corra
(no puedo despertar) antes de que me deshaga
(sálvame) sálvame de la nada en la que me he convertido

ahora que sé de lo que carezco
no puedes abandonarme
dame tu aliento y hazme real
tráeme a la vida

(despiértame)
despiértame mi interior
(no puedo despertar)
despiértame mi interior
(sálvame)
dí mi nombre y sálvame de la oscuridad
(despiértame)
ordena a mi sangre que corra
(no puedo despertar)
antes de que me deshaga

(sálvame)
sálvame de la nada en la que me he convertido

Tráeme a la vida

He estado viviendo una mentira, no hay nada dentro

Tráeme a la vida


Congelada en mi interior, sin tus caricias, sin tu amor, cariño
sólo tú eres la vida entre la muerte.

todo este tiempo no puedo creer que no pudiese ver
oculta en la oscuridad
pero ahí estabas, enfrente de mí
parece como si hubiese estado durmiendo durante mil años
he de abrir mis ojos a todo
sin pensamiento sin voz sin alma
no me dejes morir aquí
debería haber algo más
tráeme a la vida

(despiértame)
despiértame mi interior
(no puedo despertar)
despiértame mi interior
(sálvame)
dí mi nombre y sálvame de la oscuridad
(despiértame)
ordena a mi sangre correr
(no puedo despertar)
antes de que me deshaga
(sálvame)
sálvame de la nada en la que me he convertido

(tráeme a la vida)
he estado viviendo una mentira, no hay nada en el interior
(tráeme a la vida).

Termine de leerla era hermosa. Describía a la perfección como era que estábamos los dos.

-Lo intentare-

Me sonrió y dijo que practicáramos ahora mismo por lo menos para ver que tal quedaba. Luego de aquel ensaño me fui a acostar. Mañana seria el día pesado, viernes.

.....................................................................................................


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada